!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> pegasus horse cake.: madrileña, malagueña y manchega

4.8.05

madrileña, malagueña y manchega

cuando quiero escribir algo más personal, suelo hacerlo en castellano.
es algo instintivo - quizá porque no me he abierto del todo desde que dejé madrid. en los círculos anglocéntricos no he podido/querido hacerlo, quizá porque no sentía esa necesidad. y todavía me parece irrelevante. las amistades son prescindibles dada mi situación temporal en tierras anglosajonas, y estrechando lazos sólo voy a incrementar las probabilidades de amargarme la vida un poquillo. la dependencia emocional es una adicción, y nunca te puedes dormir en los laureles ya que cualquier día de éstos de echarán un cubo de agua bien fría.



sin embargo, existen amistades, sí. el ser humano es un animal social y competitivo, y hay una imperiosa necesidad de soltar lo que fuera por la boca - sólo hay que ver a las ancianitas que van por la calle, no hace falta más que pedirle la hora o direcciones al súper para que te cuente toda la historia de esa calle, y dónde vivía quién y cómo (tampoco faltan los gañanes que te silban o te sueltan tres burradas para que andes con más brío, ya ves la necesidad que sentirán de incomodarte).
es cuestión de alcanzar un equilibrio, pero cuesta. tanteas un poco, y te pueden pasar dos cosas: o que te inviten a seguir, o que te metan un palo. ah, y a veces ambas a la vez, para la diversión del personal. pero tal y como voy ahora, las que tengo no me resultan sustanciales, como si les faltara cuerpo. como el pan al que le falta el crujido de la corteza, o la esponjosidad de la miga. como el refresco que no se enfrió antes de beberlo, o que se le perdió el burbujeo del gas.

no sé cómo, pero pensando en esto me vinieron las ganas de aprender portugués. estuve leyendo la lista políglota de ingredientes en una caja de galletas tostarica (ñam), y se me quedó la palabra 'bolachas' grabada en la cabeza.
bolachas. qué gran palabra. el placer de pronunciar cada fonema.
bolachas.
hay palabras cuyas pronunciaciones son sencillamente gratificantes.
y de ahí me acordé del holandés (ora flamenco, ora neerlandés), con el que me defiendo a trompicones y me sale voz de niña pequeña, según han tenido la delicadeza de informarme. me divierte el entenderlo y el hablarlo - '¡esto significa tal, eso significa cual!' la ilusión de descifrar - de este modo comparto alguna conexión con esos rubios que me sacan tres cabezas, la elección de hablarles en su idioma en vez del predecible inglés que les imponemos los expats.

y las ganas que tengo de agarrar 'ipequeñita' con lo último de los manic street preachers, pillarme la bicicleta, y pedalear hacia den haag. qué ganas. la acción de circular en bicicleta también me hace sentir pertenecer a esos parajes llanos y verdes con vacas manchadas lecheras. y llamas, hay llamas también.
estoy dividida entre esto y madrid.

me preguntó mi madre el otro día
'¿tú adónde sientes que perteneces?'
y dije
'no sé. la llamada de madrid es muy fuerte. pero holanda me encanta. eso sí, a inglaterra no vuelvo jamás.'

-->

<< Home